Aprendiendo a elegir melones

Elegir algunas frutas no es del todo sencillo, pues si bien existen algunas que poseen imperfecciones evidentes, como manchas y magulladuras, hay otras que pueden estar poco jugosas o insípidas.

Tal es el caso del melón, el cual es una de las frutas predilectas de los consumidores durante las vacaciones de verano. Representa una de las mejores elecciones para hacer dieta, ya que su alto contenido de fibra y agua acelera la pérdida de calorías.

Sea cual sea el motivo por el cual quieras adquirir melones, te enseñaremos ciertos consejos que te ayudarán a elegir el mejor ejemplar y no tengas decepciones cuando lo coloques en la despensa.

Aprende a detectar la dureza de los ejemplares

En las bananas es bastante evidente la madurez, ya que la cáscara suele teñirse de color oscuro, e incluso para detectar sandías maduras es necesario golpear su cáscara. En el caso de los melones, éstos deben presionarse en cualquiera de sus lados.

Se sabe que el melón está listo para comerse cuando la zona que se presiona con nuestros dedos cede ligeramente. En caso contrario, si no somos capaces de presionar el melón desde su cáscara, significa que aún no puede consumirse.

Ahora bien, si existe oferta de melones en cualquiera de los establecimientos de tu ciudad de domicilio, no desaproveches esa oportunidad, y espera que los melones se maduren en casa.

Naturalidad en el color de los melones

Sí, los melones verdes pueden resultar atractivos para nuestra vista, pero si por curiosidad o equivocación te llevas un trocito a la boca, lo más probable es que el melón te sepa a cactus. A menos que compres un melón blanco, el color de la cáscara debe ser amarillo.

Las zonas amarillas en la cáscara indican que el melón ha pasado el tiempo suficiente en tierra recibiendo la luz solar. Si tienes dudas al respecto, consulta con tu vendedor de confianza de frutas y verduras.

Ausencia de grietas en el melón

Muchos vendedores de frutas sitúan las frutas más sanas en la parte trasera de sus anaqueles, mientras que las que tienen mayor tiempo en el stand, las colocan en la parte delantera. Lo importante es que elijas un melón que se encuentre lo suficientemente saludable.

Y es que la salud del melón se refleja en el buen estado en el que se encuentra su cáscara. Un melón que contenga grietas y otras imperfecciones es evidencia de que no se hidrató totalmente durante su crecimiento.

El hecho de que el melón no haya recibido la iluminación correcta también influye en que su color y textura varíe. No elijas melones con estas características.

Aspectos de seguridad que debes tener en cuenta una vez que adquieras melones

Cuando salgas del supermercado, evita que tus niños acarreen las bolsas en las que se encuentren las frutas, incluido el melón, ya que con sus juegos de niños pueden provocar magulladuras en las frutas y que estas se vuelvan indeseables.

No compres melones que pesen poco en comparación a su tamaño, ya que se trata de ejemplares que contienen poca carne y en consecuencia, escasas cantidades de agua.

Si eres una persona a la que le rinde el melón, es preferible que lo compres por mitades, ya que el melón es una fruta que suele deteriorarse rápidamente.

Volviendo al peso con el melón

Los primeros días del año sirven para volver a la realidad. No es que se acabe la magia sino que las cosas deben volver a su lugar. Una de esas cosas que deben regresar a sus estado normal son los números de las balanzas.

Nuestro peso es uno de los que se descontrolan en estas fechas. Es difícil tener que rechazar el sinfín de opciones gastronómicas que se presentan en diciembre por las fechas de navidad y fin de año.

Unos de los alimentos que se hacen nuestros aliados para rescatar nuestro peso es el melón. Esta fruta tiene propiedades excelentes que aportan beneficios a nuestro organismo, es un alimento que lo podemos encontrar durante todo el año y se pueden ingeniarse diversas recetas deliciosas.

Hay quienes aun no les tienen mucha fe a esta deliciosas fruta, pero es el momento de que se divulgue las propiedades y principales beneficios del jugoso melón, que además tiene uno de los olores mas refrescantes de las frutas.

Nos debemos al rito de volver a los ejercicios y las dietas para nivelar nuestros niveles normales de la sangre, pero no tienen que ser con dietas insípidas sino aprovechar las recetas deliciosas que se pueden realizar con el melón.

Diversidad de recetas

El melón puede servir en diferentes recetas, este tiene un lugar en cada etapa de la degustación de una comida. El melón sirve como aperitivo, con una tendencia asiática se puede combinar con algunos jamones y hasta pueden usarse en ligeras cenas, pero no menos deliciosas.

Aunque el melón es mas apetecible en verano, no hay excusas en cualquier tiempo, degustar cremas hechas una base de esta fruta, que pueden despertar sensaciones nunca antes vividas. ¿Te parece extraño que el melón se pueda hacer en cremas? Pues es una invitación formal a experimentar esta receta.

Esta refrescante fruta puede ser cocinada en guarnición. Tiene característica que pueden ser combinables con carnes de todo tipo, como otras frutas que también se combinan con carnes, no hay motivos para no experimentar. De igual manera, y como muchos la podemos comer es en ensaladas, además de hacerse presente en postres.

La textura y el tamaño de la fruta permite que cada cocinero pueda poner su imaginacion a volar creando formas para sus presentaciones de platillo, se pueden aprovechar para hacer figuras muy divertidas como flores, animales, bolitas por su facilidad para cortarla.

Sabias que …

En Japón, el melón es una fruta de lujo. Parece un tanto descabellado, cuando esta fruta es tan fácil de cosechar en muchos países. Para los japoneses, el melón tiene un costo muy elevado, al igual que las uvas, que solo pueden ser adquiridos por las personas mas pudientes, pero que además tiene un significado muy especial en su cultura.

Los japoneses le dan mucho valor al esfuerzo que lleva cultivar la fruta y lo importante que es la fruta en la tabla alimenticia, que ofrecen el melón como un presente, pero solo los productos mas vistosos de la cosecha.

Entonces es momento de aprovechar lo beneficios del melon y valorar el privilegio de tener en nuestra nevera una refrescante fruta.

3 formas en las que podemos consumir el melón

El melón es una de las frutas más exquisitas que existen, y una de las más nutritivas dada su cantidad de agua, vitaminas y minerales, lo que hace posible incluirla en dietas.

En casi todos los países el melón se cultiva sin mayores inconvenientes, lo que hace que sea una fruta de precios asequibles. Melones blancos o rosados, dependiendo de los gustos será los que encontremos en el mercado.

Pero ahora se nos genera una interrogante, ¿de qué formas podemos consumir esta deliciosa fruta? A través del siguiente artículo te presentamos la mejor manera de sacarle partido al melón sin tener que acudir a complicadas recetas.

  1. Melón al natural

Es quizás una de las mejores formas de comer melón, pues no es necesario prepararlo de otra forma si hablamos de un melón dulce. Hay melones que son tan dulces que son empleados en la fabricación de azúcar de frutas o fructosa.

Un buen melón siempre será acuoso y dulce, lo que implica que servirá de gran provecho durante los regímenes alimenticios. Es importante comerlo durante la mañana, ya que es la hora del día donde se aprovechan al máximo sus nutrientes.

Es el acompañante perfecto de ensaladas de, o en caso de que se quiera comer solo y picado. Ahora bien, cuando el melón no se encuentra tan dulce, es mejor prepararlo en jugos, merengadas o sorbetes.

  1. Jugo de melón

Es la segunda opción que puedes considerar en cuanto a comer melón, sea que el melón sea dulce no lo sea tanto. Debes tener en cuenta que si agregas azúcar, el jugo de melón no será tan provechoso como el que no tiene azúcar añadida, sobre todo para quienes son diabéticos.

Algo curioso que sucede con este jugo, es que suele confundirse con una cerveza turbia, por lo que quizás resulte provechoso para cerrajeros y demás obreros de servicios generales consumir este zumo, debido a que la cerveza suele entorpecer las labores motrices.

A partir del jugo de melón se pueden preparar sorbetes, pero si se trata de mermeladas, tartas o cualquier postre, es mejor emplear otro tipo de frutas cuya pulpa sea menos acuosa.

  1. Merengadas

Es otra opción viable para preparar el melón, pero digamos que su sabor natural suele perderse entre los demás acompañantes de las merengadas o smoothies.

El melón puede combinarse, además de leche con otras frutas dulces, tales como la banana, papaya, o jugo de naranja. Cada ingrediente se agrega en función del gusto de la persona, pues aunque existen muchas recetas de smoothies, todo depende de cómo guste este alimento.

El melón lo puedes licuar a temperatura ambiente, frio de la nevera (alrededor de unos 10°C) o congelado.

En todo caso, consulta a través de las diversas fuentes las maneras en que puedes preparar merengadas, jugos y toda clase de alimentos a partir del melón, dada la cantidad de beneficios que proporciona a la salud.

Cómo se cultiva el melón

El Melón es una fruta exquisita que podría cultivar en tu huerta si le pones un poco de interés. Aquí te dejo este vídeo para que sepas cómo comenzar con el cultivo del melón