El melón: Una fruta infravalorada

El melón es un fruto que se da de una planta herbácea de tallo rastrero; se cultiva regularmente en regiones de calor, de hecho, se dice que tiene su origen en Irán. Posee un sabor dulce y altas cantidades de agua, similares a la de la Patilla o sandía. A pesar de verse presente en muchos comedores de cualquier parte del mundo, resulta ser una fruta infravalorada principalmente por ignorarse sus altas propiedades curativas.

Historia

Existen diversas teorías acerca del origen del melón, hay quienes dicen que proviene de la Asia meridional, otros de África, de hecho, existen en tumbas egipcias, representaciones de melones, que datan de hace aproximadamente 4.400 años. Por otro lado, también se dice que es nativo de Irán, Anatolia, Cáucaso.

Por otra parte, hay una anécdota acerca del emperador romano Carlomagno, quien escribió una carta legislativa, denominada: “Capitulare de villis vel Curtis imperii”. En dicha carta, el emperador, dirigiéndose a sus gobernadores, reclama para que se cultiven una serie de hierbas y condimentos, incluyendo entre ellas, los melones.

Cultivo

Para cultivar el melón, se necesita una temperatura mínima de 15º, claro, hay que mencionar, que la planta, es una planta de calor, de hecho, el melón resiste más la sequía que el maíz, y si se llega a secar, posteriormente que termine la sequía, la planta vuelve a crecer y empieza a dar fruto sola.

Al regar la planta, siempre se debe evitar que el agua toque las hojas, pues se pudre fácilmente, lo más recomendable es regarla por surcos, aunque hay quienes lo cultivan en terrenos de secano, para que el riego provenga sólo se la lluvia.

Tipos de Melones

Como hay cerrajeros, así hay diferentes tipos de melones, y entre cada tipo, hay una gran variedad que se distinguen por su color, sabor y por su modo de cultivo. Los más cultivados son: El melón amarillo, cantalupo, ananas, cantalupo italiano, melón verde, melón de oro, entre otra cantidad de melones.

Beneficios para la salud

Ahora veamos las propiedades médicas del melón. Solo 100 gramos de melón contienen 14 g de carbohidratos, 1.5 g de proteínas, 5.7 mg de vitamina A, entre otros nutrientes como potasio, y vitamina C. Otro aspecto que vale destacar, es que es muy diurético, por lo que actúa también como un laxante y elimina las toxinas.

Ayuda a bajar de peso

Aunque no se crea, el melón ayuda a bajar de peso, sus altas cantidades de agua, que es del 90%, y sus bajas calorías, grasa y colesterol ayudan en gran manera a perder peso.

Regenera la piel

Si se puede decir, el melón rejuvenece, ya que su alto contenido en colágeno hace que la piel y los tejidos se regeneren. Por ende, también ayuda en gran manera a la cicatrización de heridas.

Ayuda a los ojos

La presencia de carotenoides en el melón, ayuda en gran manera a preservar la visión, como al igual lo hace la zanahoria y la sandía. El melón tiene beta-caroteno, que se convierte en vitamina A, y que posteriormente el cuerpo usa para reparar el funcionamiento ocular.